BIENVENID@ ESPERO DISFRUTES LA LECTURA, NO TE VAYAS SIN COMENTAR

domingo, 20 de octubre de 2013

Capitulo 3. "El día que la realidad se hizo palpable"



CAPITULO 3

"El día que la realidad se hizo palpable"

Nunca me había sentido así, de una manera en la cual no sé qué camino tomar, cuál dirección he de seguir, sí podré recorrerla sola o sí los obstáculos que se me presenten lograré vencerlos. ¿Por qué no sé sí podré lograrlo sola?, porque la persona de la cuál siempre me sostuve, hoy la tengo frente a mi, cubriendo su mejilla izquierda con una de sus manos, luego de una bofetada proveniente de la mía.

 -¿Cómo se te ocurre golpearme, Violet?, ¿Quién te crees qué eres?. -Bramó indignada, ella ahora se daba el lujo de ser la indignada.


-El papel de señora herida y ofendida no te queda, Roxanne. -Repliqué con una exangüe sonrisa. -No vengo a pelear, ni siquiera quiero discutir contigo, lo único que quisiera saber es el ¿por qué?, ¿por qué decidiste involucrarte con Ethan?. 
 

-¡No vienes a pelear, y me abofeteas!. -Exclamó molesta.


-¡Te lo mereces!, eso y mucho más, ¡mucho más!, ¿cómo pudiste?, Roxy, cómo podías verme a la cara y fingir tan bien ¿eh?, explícame eso para poder entender qué clase de persona eres. -Mis ojos ardían por las lágrimas que se tomaban el atrevimiento de aparecer, cerré en un seco puño ambas manos, controlándome a la vez pues no quería hacer de esto un espectáculo para toda la secundaria, ni darle a ella la satisfacción de verme rebajada a su nivel.


-Te lo dije la última vez que fuiste a mí departamento, pero en ese entonces pensabas que hablaba de otra persona. -Ella se notó vacilante, caminó unos cuantos metros lejos de mí. -Violet, lo amo y dependo de él para ser feliz, ¿por qué lo hice?, fue algo que no pude evitar, las cosas se dieron por sí solas, y cuándo me dí cuenta ya no había marcha atrás.


-¡Para destrozarme el alma!, ¿a eso te refieres?. No hubo marcha atrás para destruir todo en lo que siempre creí y por lo qué siempre estuve ilusionada. -Repliqué más que molesta. -Sabes qué, no tienes por qué seguir tratando de explicar lo inexplicable, tú y él se merecen el uno al otro.


-¿Vas a dejarlo?. -Preguntó con aires de ilusión, una pregunta algo fuera de contexto. -¿Vas a separarte de él. -Fruncí el entrecejo más que confundida por tal pregunta.


-De todas las preguntas habidas y por haber, la que menos esperé que me hicieras es esa, ¿qué si voy a dejarlo?, ya lo dejé, ¿qué acaso no lo sabías?, ¿no fue corriendo a tus brazos luego que lo eche de mí casa?


Ella negó con la cabeza y se notó más que confundida. -No hablamos desde..


-¡Wowww!, ni se te ocurra darme detalles, Roxanne, ahórrate eso. -Exclamé en reprimenda. -Te dejo para que descubras porque Ethan no te ha buscado.


Caminé rumbo a la puerta de salida y sentí como ella me sostuvo por un brazo desde atrás, me volteé y no pude aguantar las ganas que por dentro me consumían, y de nuevo estampé mi mano en su mejilla, ella cubrió su rostro con una de sus manos y abrió su boca en señal de sorpresa.


-¡Nunca más!, ¿escuchaste, Roxanne?, nunca más en tú vida vuelvas a tocarme, no te atrevas siquiera a mirarme, o a pensar siquiera en mí nombre, olvida por completo que alguna vez te llamé amiga y sobre todo olvida que alguna vez te dije quererte cómo a una hermana.


Dí media vuelta y caminé fuera de la sala, por el pasillo corrí sin parar hasta el laboratorio, se encontraba vacío pues todos los estudiantes estaban en hora de almuerzo, cerré la puerta con seguro y recostándome a ella me senté en el suelo, flexioné mis rodillas hasta que estuviesen cerca de mi pecho, las cubrí con mis brazos y terminé quebrándome en mil pedazos. Lloré durante casi quince minutos, lloré por el simple hecho de que la situación en la cual me encontraba era algo inesperado e inimaginable, pero por lo visto posible, y no podía evitar estar desolada y sentirme en completa en desdicha.


Tocaron a la puerta y me levanté sobresaltada, corrí hacia mi escritorio y de uno de los cajones saqué unas toallitas desmaquillantes, rebusqué en mi bolso a por un espejo, limpié la mascara para pestañas que corrían por mis mejillas, y un poco de polvo compacto acompañado por un toque de rubor, y un ligero brillo en los labios, hicieron ver sólo por fuera a una Violet no tan descompuesta y demacrada.


-¡Un momento!. -Exclamé cuando volvieron a tocar la puerta esta vez con más insistencia. Corrí y quité el seguro, y al abrir quedé más que enmudecida.



-¿Violet Mcfardigan?. -Preguntó mirándome con una extensa sonrisa. No sabía si responder, con la de suerte que tenía tal vez terminaba siendo un cobrador. -¿Sera que me equivoqué de oficina?. -Repuso un poco confundido y mirando hacia dentro del laboratorio. -Estoy buscando a Violet Mcfardigan, me dijeron que podía encontrarla aquí.


-Mmmm, pues que más remedio tengo, ¿cierto?. -él frunció el entrecejo pero la sonrisa no se borró de sus labios en ningún momento. -¡Sí!, yo soy Violet, y dime ¿en qué te puedo ayudar.


-Creo qué ese será mí trabajo durante algún tiempo.


-¿Cómo dices?. -pregunté ahora sí más que confundida. -¿cómo que tú trabajo?... ¿de qué hablas?


-¿Puedo pasar?. -Preguntó señalando con la cabeza hacia dentro del laboratorio. -No creo que podamos conversar estando parados aquí, ¿no crees?


-¡Oh!, disculpa. -Ahora me había convertido en mal educada, ¡super!, una cualidad más para agregar a mí resumen curricular. -Por supuesto, pasa y toma asiento. -Le dije señalando al asiento frente a mi escritorio.


Él se sentó y colocó su maletín en el suelo al lado del asiento, desabrochó los botones de su blazer y se recostó quedando su mirada fija con la mía. Parpadeé unos segundos intentando pensar el por qué de su mirada, por qué me miraba con tal intensidad, cómo intentando descifrar algo, cómo tratando de entender el por qué de algo.


-¿Cree qué podría tratar de mirarme un poco menos?. -Expuse ya un poco nerviosa. -Creo que el no conocerlo ya es un poco molesto, como para tener que soportar que me mire así.

-Disculpe si la incomodo, Violet, es solo que creo conocerte de algún lado, tu rostro me es muy familiar. -Llevó una de sus manos a su barbilla, y uno de sus dedos sobre sus labios hizo que mis mejillas se sonrojaran, él mordió su labio inferior y tuve que apartar mí mirada de él pues temía estar adentrándome en algo de lo cual estaba segura no volver a querer entrar nunca más.


Carraspeé mí garganta, pues mi boca se resecó tan fácil y rápido que se me dificultaba formar palabra. -No creo, señor.. -Hice una señal de interrogante con el rostro.


-Disculpa mi falta de cortesía, Everestee, Christopher Everestee, pero puedes decirme Chris, es más corto y menos formal.


-De acuerdo, Christopher, ya sé tu nombre, pero aún no salgo de dudas, ¿en qué puedo ayudarte?, y esta vez responde por favor.



-Pues hace rato respondí, él que viene a ayudarte soy yo. -Repuso esta vez con completa seriedad en el rostro. -Soy un buen amigo de Graham, y aparte de eso creo qué un buen abogado, él me comentó que estas en planes de divorcio y que me agradecería que pudiese ayudarte, y pues, aquí estoy.


¿Divorcio?, aunque yo sabía que era inevitable, esa palabra aún no se había cruzado por mí mente, justo hasta este momento. -Agradezco tu intensión... Chris, pero creo que puedo decidir por mi misma quién será mí abogado para esto.


-Ya veo, sé que no es obligado que aceptes mi ayuda, no nos conocemos y que tengas dudas en normal, sólo te digo que lo pienses, y cuando decidas algo me llames.


-Podría pensarlo, eso sí, pero por los momentos tengo algunas cosas que resolver antes de tratar el tema del divorcio.

-Te entiendo, sé que no es fácil hablar de una separación cuando tienes tan poco tiempo de casada.


-¿Qué acaso Graham te contó todo sobre mí vida?. -Pregunté un poco molesta.


-Unas cuantas cosas, sólo sobre tú matrimonio, pero no te preocupes nada muy personal.


-¿Qué?, todo lo que te haya contado sobre mí, es personal. Mira no quiero ser grosera pero es mejor que te marches. Déjame alguna tarjeta, no sé, lo que prefieras que tenga tu número y sí me decido te llamaré, pero en estos momentos no estoy de humor.


Él se levantó del asiento y tomó su maletín. -No fue mí intensión molestarte. -Metió una mano en el bolsillo interno de su blazer y sacó una pequeña tarjeta, se inclinó por sobre el escritorio y me la entregó. -No dudes en llamarme, a cualquier hora, por cualquier duda qué tengas. -Asentí mientras leía la tarjeta, alcé la mirada quedando mis ojos justo fijos con los de él. -Fue un gusto conocerte, Violet.


Me levanté y me acerqué hasta él, le estreché la mano. -Disculpa por haberme molestado, también fue un gusto conocerte, Chris, te llamaré cuando me decida.


-Me parece bien, Violet, estamos en contacto.


Dio media vuelta y salió por la puerta no sin antes voltear a verme y sonreír. Cuando se fue quedé con una extraña sensación, igual que la qué sentí cuando el dijo que mi rostro se le hacía familiar, así lo sentí, como alguien familiar, y ademas de eso alguien que hizo que yo estuviese nerviosa desde el momento que entró en el laboratorio hasta qué salió.


Agarré el teléfono y marqué el número de Graham, estaba muy molesta con él por haberse inmiscuido en algo tan personal, marqué y marqué y siempre me enviaba a la contestadora, tal vez él sabía por qué lo llamaba y decidía no contestar, le envié un mensaje de texto el cual tampoco respondió. Decidí que cuándo saliera de la secundaria pasaría por su casa, eso antes de ir a ver a mamá, debía contarle mi situación con Ethan, necesitaba sentir su apoyo y saber que con ella podría sentirme protegida.


Pasé clase y clase como si no estuviera en el lugar, mí mente llena de angustia no me permitía concentrarme en nada, a la final decidí retirarme antes con la excusa de sentirme muy mal del estomago, sí estaba mal pero del corazón. Susan, la directora, me dijo que no había problema alguno en que me retirará antes, que los chicos serían atendidos por cualquier otro profesor o tal vez por ella misma.


Subí a mi auto y conduje camino a casa de Graham, cuando pasé frente a la pastelería de Peggy mi estomago gruño, y recordé que no había comido nada en todo el día, estacioné donde siempre, bajé y ya dentro, ordené lo usual, un buen trozo de tarta de manzana acompañado por un capuchino, lo ordené todo para llevar, así no perdería tiempo en ir a casa de mí amigo.


Me despedía de Peggy llevando el café en la mano, y cuando volteé hacía la puerta tropecé con alguien que hizo que derramara todo el café en mí blusa, me eché hacía atrás y dejé caer todo lo que traía en las manos.


-¡Diablos!. -Espeté más que molesta. -Deberías mirar por dónde caminas. -Dije mientras trataba de limpiar un poco mi blusa con las manos, me iba a agachar a recoger mis cosas cuando con una de sus manos me detuvo, alcé la mirada y lo encontré ahí, y esta vez yo de nuevo estaba molesta y empapada en café.


-Creo que después de esto, tal vez no quieras llamarme. -Se encogió de hombros y pude notar como aguantaba las ganas de reírse.



-¿Te parece gracioso?. -Pregunté con una mirada fulminante. -Por qué para mí no es nada gracioso, ¡mira como estoy!. -Repuse señalando mi ropa empapada.


-Sí, estoy viendo, y déjame decirte que la vista no esta nada mal. -Fruncí el ceño y él soltó una pequeña carcajada. -Permiteme ayudarte con esto. -Se agachó para recoger mis cosas.


-Creo que es lo menos qué puedes hacer, luego de dejarme de esta manera. -Se levantó y me entregó mis cosas, pasó una mano por su cabello y se encogió de hombros.


-Lo siento mucho, Violet, venía descuidado. ¿Te puedo invitar otro café?.


-No creo poder, Chris, sólo mírame. -Halé un poco mi blusa. -Debo ir a casa y darme un baño o dentro de un rato estaré toda pegajosa.


-Te puedo llevar a tú casa entonces...


-No será necesario, vine en mí auto así qué no te preocupes. -Pasé por su lado e iba a salir del lugar cuando él inquirió.


-No, es que no me preocupo, sólo quería ser cortés, eso es todo. -Y lo dijo acompañado por una sonrisa irónica.


-Pues tampoco necesito tu cortesía, ¡hasta luego!.


Salí del lugar despotricando para mí misma, cómo se atrevía a burlarse de mí. Entré en el auto y dí marcha lo más rápido que pude. ¿por qué estaba molesta?, era algo que me pregunté durante todo el camino, ¿cómo ese hombre me llevó de los nervios a la rabia en un mismo día?, y ¿cómo yo me dí el lujo de permitírselo?. Era algo que no entendía y para lo cual no tenía respuesta, o tal vez sí la tenía pero no quería pensar en eso.


Llegué a casa y cuando estaba estacionando el auto vi a Ethan sentado en el pórtico de la casa, cuando me vio llegar se levantó y caminó hacía dónde yo estaba, apagué el motor, agarré mi cartera y la pequeña bolsa donde llevaba la tarta y me bajé sin cruzar mis ojos con él ni por un instante.


-Violet, necesitamos hablar. -Seguía mis pasos, pero en ningún momento me volteé. -Violet. -Me agarro por un brazo y quedamos frente a frente. -¡Así piensas comportarte ahora!.


-Quítame las manos de encima. -El permaneció con su mano en mí brazo. -¡Suéltame!. -Halé mi brazo y lo fulminé con la mirada. -¡Nunca vuelvas a tocarme!.


-Vi, por favor, necesito que me escuches, no todo es como piensas, no todo sucedió como lo imaginas.


-Yo no imagino nada, Ethan, yo los vi, los vi y no necesito más pruebas. -Caminé hacia el pórtico. -No vuelvas aquí, Ethan, ya no quiero saber nada más de ti.


-¡Soy tu esposo!, como piensas que no podré buscarte, te amo... ¿Cómo quieres que no intente que me escuches y me perdones?.


-Nunca, Ethan, ¡nunca te perdonaré!, lo que hiciste es imperdonable, y esa palabra te queda muy grande, “esposo”, pues ya no lo serás por mucho tiempo.


-¿De qué hablas?. -Preguntó confundido.


Recordé a Chistopher y añadí: -Ya hablé con un abogado, así que la demanda de divorcio no te tardará en llegar.


-¿Divorcio?, Violet, no puedes estar hablando en serio, ¿divorcio?.


-Sí, Ethan, divorcio tan claro como eso. No pensabas que íbamos a seguir casados después de lo que pasó. ¡No me creerás tan tonta!, ¿o sí?.


-¡Jamás te daré el divorcio!, eso tenlo por seguro, Violet, no puedes hacer esto, simplemente no puedes.


Saqué las llaves de la puerta de mí bolso, las introduje y al abrirla me volteé hacía él. -Por supuesto que puedo, y lo haré. Ahora sólo te pido que te marches.... Vete, Ethan, y ya no vuelvas por favor.


Entré en la casa y cerré la puerta, él comenzó a tocarla con insistencia, pasé el seguro y le grité desde adentro: -¡Ya vete!, ¡Déjame en paz!.


Los incesantes golpes se dejaron de escuchar, el verlo de nuevo me dolió de la peor manera, caminé hacía el sofá y me acosté en él, me acurruqué en posición fetal y el llanto no estuvo ausente. Lo amaba y como negar eso, lo amé desde el primer momento en qué lo vi y en un día eso no lo podía olvidar ni borrarlo de mí corazón ni de mi mente.



El teléfono sonó pero no tenía ánimos de hablar con nadie, así que dejé que respondiera la contestadora:

<Hija, es tu madre, sé muy bien que estás ahí, Ethan estuvo aquí y me dijo que pelearon anoche, llámame o ven a casa para que hablemos... sé que no debes estar bien, el tono en que él me contó las cosas me dejó muy preocupada.... Sabes que él no es mi personaje favorito pero necesito verte, Violet, ven a casa, hija, te espero esta noche para la cena o me verás mañana temprano en tu casa.. ¿estamos?, te amo.> 
 

Escucharla me reconfortó un poco, saber que la tenía ahí para mí hizo que mi llanto se calmara, me senté en el sofá y limpié mis lágrimas, subí a mi habitación y busqué en el closet un vestido bonito para usarlo esta noche. Me desvestí y me metí en la ducha, eso me sirvió para calmar un poco mis emociones, y era lo mejor pues no quería que mí familia me viese destruida.


Al cabo de un rato, me encontraba cambiada y maquillada ligeramente, sólo faltaban las sandalias, rebusqué por el closet no las encontré, miré abajo de la cama y ahí estaban, pero también encontré algo que no esperaba ver. Una foto que no había visto en semanas y que conservaba desde hace muchos años, una en la cuál estábamos los tres, Ethan, Roxanne y yo, y aunque las lágrimas amenazaron con aparecer de nuevo, no me lo permití, tomé la foto y la rompí en varios pedazos que luego eche a la basura, al igual que ellos echaron a la basura mis sentimientos.


Justo a las 7pm salí de casa, subí a mí auto y conduje unos cuantos kilómetros hasta llegar a la casa de mis padres, antes de bajar del auto respiré profundo pues sabía que tenía que explicar todo lo que estaba pasando y no era nada fácil.


Caminé hacia la entrada y antes de tocar alguien abrió la puerta, era ella, mí madre con completa preocupación en el rostro.


-Te he estado esperando todo el día, Violet.


Me recibió con algo más que un abrazo, me estrechó entre en sus brazos y le dio un beso suave e intenso a mí frente. -¿Por qué dices todo el día?, recién hace un par de horas recibí tu llamada, mamá.


-Ethan estuvo aquí esta mañana muy temprano, y pensé que si estabas mal vendrías a ver a tu vieja madre sin tener que esperar una llamada mía. -Me miró como recriminándome. -¡Pero no te quedes ahí parada!, ya todos están en la mesa y la cena solo esperando por ti. 
 

¿Todos?, pensé para mí misma, sólo imaginaba a todos hermanos sentados en la mesa, mirándome y esperando que yo contara lo que pasaba.


-Aquí vamos. -Dije en un tono muy bajo, caminamos hacia el área del comedor y ahí estaban. Sólo para contarles un poco, tengo cuatro hermanos y pues sí tuve la fortuna de ser la única mujer, y cómo podrán imaginarse siempre me sobre protegieron y nunca le dieron el visto bueno a Ethan, ya se dieron cuenta el por qué.


Los saludé a todos, incluyendo a mis cuñadas y a mi padre. -¿Cómo haz estado?. -Le pregunté a Clara, la esposa de mi hermano mayor Vincent.


-Muy bien, Violet, y tú ¿cómo estás?. -Preguntó y todas las miradas se posaron sobre mí, dándome la impresión de que sabían más de lo que yo pensaba, como tardé en responder mi padre preguntó preocupado:


-¿Sucede algo, Violet?


-Sí, hermanita ¿qué pasa?. -Repuso Anthony, el ultimo de mis hermanos y sólo un año menor que yo.


Al estar prácticamente acorralada, y al sentir como las lágrimas llegaban a mis ojos, no pude seguir sosteniéndome y rompí en llanto, Jeremy, mayor qué yo por dos años estaba sentado a mí lado e inmediatamente se acercó más a mí y acarició mi cabello.


-¿Esto tiene que ver con él imbécil de tu marido?. -Preguntó molesto mi hermano Dominic y con un golpe seco qué estampó en la mesa, se levanto y caminó hacia mí. -Violet, responde, ¿tiene que ver con Ethan?.


Iba a responder cuando tocaron a la puerta. -Yo abro. -Dijo mi madre levantándose de la silla y caminando hacia el recibidor.


-Entonces, ¿no vas a responder?. -Repuso Dominic más que molesto.

-Sí.... -Fue lo único que pude decir pues una visita que nadie esperaba, apareció.


-¡Hablando del rey de roma!. -Expuso Anthony, se levantó de la silla y caminó hacia Ethan quien se encontraba al lado de mi mamá.


-¡Tranquilo, Anthony!. -Le dijo papá, quien ya se había levantado de su silla y caminó en su dirección para evitar cualquier altercado.


-¡Qué me quede tranquilo dices!, quizás que diablos le hizo este... ni siquiera sé como llamarlo, pero algo le hizo a nuestra hermana y pretendes que me quede tranquilo.


Y así comenzó, todos discutían sin dejarme chance de hablar, Ethan intentó acercarse a mí pero Vincent se lo impidió, me levanté de la silla ofuscada pues se habían tomado algo que era mio y lo convirtieron en lo que siempre quisieron, una razón para odiar más a Ethan.


-¡Ya basta!. -Repliqué molesta. -Es suficiente con que me sienta una basura para ahora tener que aguantar verlos discutir. -Todos me miraron fijamente. -Y tu, ¿qué haces aquí?. -Le pregunté a él, fulminándole con la mirada. -No te bastó con acostarte con Roxanne, ¿qué más quieres?. -Grité y salí corriendo hacia fuera de la casa. 
 

Sentí que alguien seguía mis pasos y al voltear era Ethan, que me agarró por unos de mis brazos.


-¡Tienes qué escucharme!. -Espetó con tono fuerte.


-¡Hey!. -Gritó Vincent quién salió corriendo de la casa. -¡Suéltala!. -Ethan volteó a mirarlo y lo siguiente que vi, fue el puño de mi hermano estampado en el rostro de él, cayo al suelo y cuando le miré de su nariz salía sangre. -Vuelves a tocar a mi hermana y te mato, ¡entendiste!.


-Vincent, ¡basta!, no hay que llegar a esto por favor. -Exclamé horrorizada.

-¡Claro que sí!, se merece esto y mucho más. -Se agachó y levantó a Ethan del suelo sosteniéndolo por su camisa. -Te crees muy hombre, ¿eh?. -Esta vez el golpe fue directo a su estomago, Ethan cayó de nuevo al suelo.


El resto de mi familia salió de la casa y sostuvieron a Vincent. -¡ya basta!. -grito papá. -Esto lo hace peor para su hermana, ¡basta, Vincent!


-Su padre tiene toda la razón, ¡es suficiente!. -Miré a mamá y vi un alijo de dolor en su rostro, sostuvo su brazo izquierdo y parecía que le costaba respirar.


-¿Mamá?. -Pregunté con preocupación. -Mamá ¿qué pasa?. -Caminé hacia ella pero antes de llegar la vi caer de rodillas al suelo, les grité a los demás en señal de advertencia. -¡Algo le sucede a mamá!

-Creo que es un infarto, hija. -Dijo ella casi que sin fuerzas.

Pasé de estar preocupada por mi situación con Ethan a ver a mi madre caer junto a mi, lo peor pasó por mí mente y cuando volví de nuevo a la realidad iba manejando atrás del auto de mi padre camino al hospital. Ethan se quedo tirado en el césped del frente de la casa quejándose del dolor, pero eso era lo que menos me importaba, la mujer más importante de mí vida, iba en estos momentos casi inconsciente rumbo al hospital y mis peores miedos se estaban materializando.

Me atrasé un poco en llegar al hospital porqué tuve que parar en unos cuantos semáforos en rojos, cuándo llegué ya a mamá la habían ingresado de emergencia y toda mi familia estaba en la sala de espera.

-¿Cómo está mí mamá?. -Pregunté.

-Apenas hace unos minutos la ingresaron, Violet. -Dijo Anthony que se notaba más qué preocupado. -Pero tranquila que todo saldrá bien, ella es fuerte.

-¡Todo es mí culpa!, lo siento tanto, papá. -Me acerqué hasta él y me senté justo a su lado abrazándolo.

-Fueron las circunstancias, hija, pero por nada del mundo vuelvas a decir que es tu culpa, porqué no lo es, ¿entendido?

Asentí en señal de respuesta, pasó un rato y me encontré sola en la cafetería, papá me pidió un café y yo también lo necesitaba, me sentía completamente alicaída y mis ojos pesaban por las pocas horas de descanso que tuve las ultimas 24 horas. Cuándo pedía los cafés llegó a mi teléfono un mensaje de Graham disculpándose por lo del abogado, dudé en responder pero al final lo hice, y en el mensaje incluí lo que estaba pasando con mi madre.

Subí con los cafés y los encontré a todos un poco más calmados. -¿Alguna novedad?. -Pregunté.

-Aún nada, hermana. -Dominic era uno de los más afectados. -Pero confiemos en Dios que todo saldrá bien.

Les entregué los cafés que había llevado y me senté en una silla un poco apartada, cuándo disponía a tomar un sorbo del café un doctor salió y caminó en dirección a nosotros.

-¿Los familiares de Charlize Mcfardigan?

-Nosotros somos. -Dijo mi padre levantándose de un tajo del sofá donde estaba sentado. -Yo soy su esposo.

-De acuerdo, señor Mcfardigan, le explico. Su esposa sufrió un infarto.

Y con eso mis sospechas se hicieron ciertas, la preocupación en el rostro de todos aumentó.

-¿Pero cómo está ella, doctor?. -Inquirió papá.

-Por los momentos estable, ya la trasladamos a una habitación, esta inconsciente pero en un rato podrán pasar a verla. Los próximos días la tendremos en observación pues su situación es delicada.


El doctor terminó de hablar con nosotros y se retiró, desesperada caminé hacía uno de los pasillos pues las lágrimas aparecieron de nuevo y no quería llorar delante de todos en ese momento, llegué al final del pasillo justo dónde estaban los ascensores, abriéndose en el mismo momento en que yo llegué con la gran sorpresa para mí que dentro de el se encontraba Graham, el cual al verme corrió y me abrazó.

-Vine en cuanto recibí tu mensaje, Annie, ¿como está tu madre?. -Preguntó pero no pude responder, no sin antes divisar a la persona que había llegado con él, una persona que al parecer estaba destinada a encontrarse conmigo en circunstancias un poco incomodas.

Continuará......


25 comentarios:

  1. q bueno q ya estes de vuelta hermosa historia ,pobre violet .,me gusta mucho tu historia .es un agrado leerla .......muchas gracias por compartirla un gran abrazo ....q dias subiras capitulos ????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Elisa como siempre presente.. Gracias.... Para mí es un honor compartir lo que escribo y saber que la leen y les gusta es mi gratificacion.... como siempre los capitulos llegan los domingos, nos leemos en el siguiente..Besos y abrazos....

      Eliminar
  2. Muy buen capitulo! me alegro que estés de vuelta! espero q todos los inconvenientes que tenias se hayan solucionado =)
    Me gusta la historia.. pobre Violet creo que le esta lloviendo sobremojado.. esperemos que con la llegada de este abogado su vida mejore un poquito y creo que si va a mejorar!
    Esperando el siguiente capitulo =)

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! todo esta mejorando, gracias a Dios. Violet aún tiene mucho camino que recorrer, esperemos a ver que pinta trae en todo esto nuestro guapo abogado... nos leemos en el siguiente.. Besos!!!!!!!

      Eliminar
  3. Que bueno que volviste, te extrañe mucho. Buen capítulo, que buena golpiza se llevó ese infame. Nos seguimos leyendo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambien las extrañe Angelita!!!!! Una buena golpiza pero le faltaron algunos golpes jejejejej, nos leemos en el siguiente...Besitos!!!!

      Eliminar
  4. Ya te extrañaba!! :) espero q todo este bien.
    Me encanto el capitulo, pobre Violet, pero ese abogado si que esta guapo, que pasra entre ellos , espero el proximo capitulo :)
    Que dias vas a publicar ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambien las extrañaba a todas!!!!!!!! todo mejorando, gracias a Dios!!!!, el abogado está guapo y traerá muchas cosas buenas a la historia, publicaré el proximo domingo sin falta, nos leemos...

      Besos!!!!!

      Eliminar
  5. Amigaaaaaaaaaaaaaa ya te extrañaba, no me vuelvas hacer eso por favor que semanas tan feas, abría todos los días el blog para ver si era mi máquina :'( pero bueno lo importante es que estas con nosotras de nuevo, así que BIENVENIDA....!!!!.
    Este capítulo estuvo de infarto, Violet aunque le duela ahora es lo mejor ya que se libró de un poco hombre como Ethan y amigas como Roxanne para que enemigas es una ZORRA..!!! de lo último y el abogado Mmmmm..... esta como el doctor lo receto jejeje.

    Saludos querida nos estamos leyendo.

    Besos y abrazos,

    Yess Li
    Guayaquil - Ecuador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigaaaaa ya volví!!!!!!!, gracias por la bienvenida....... jejeje el abogado esta de maravillaa mi me encanta y ahora es que faltan cosas por ver de él..

      Nos leemos este domingo!

      Besitos!

      Eliminar
  6. VIVIANA!!q bueno q pudiste publicar!! MISTERIO!! me encanta!! muy buen capitulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Maylee!!! misterio es precisamente lo que prometí con esta historia y espero traerlo y ofrecerles buenos capitulos, gracias por leerme.. Besos

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Saludos Sandra... Si!!!! esta super guapo y viene a revolucionar a nuestra prota... nos leemos en el siguiente...

      Besitos...

      Eliminar
  8. que bueno que estas de vuelta...espero impaciente el próximo capitulo!!! mil cariños!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlita, ya volví y no pienso volver a desaparecer tenlo por seguro, en el proximo veremos mucho mas de este abogado que espero las enamore....Abrazos

      Eliminar
  9. Pobre la mamá de Violet y todo por culpa del infiel de Ethan. Que bueno que Violet puso
    en su lugar a su "amiga" y que no perdone a Ethan.
    Ha llamado mi atencion este abogado, esto me huele a romance. Solo espero que no vaya a
    salir como el infiel jajaja esto se empezará a poner bastante interesante.
    Muchas gracias por el capi, nos habias tenido medio abandonadas jajjaaj pero que bueno
    que ya estas de vuelta. Estoy ansiosa por saber mas.
    Nos leemos en el siguiente, saludos y te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Diana!!!! tienes razon con este abogado huele a romance, vamos a ver que tal resulta ser ¿cierto?, las abondoné un poquito pero prometo no volver a hacerlo jajajaj... nos leemos en el siguiente...

      Besitos

      Eliminar
  10. oooo que guapo Chris, jajajajaj pobre su mama, espero salga bien por q ya mucha tristeza en un solo día. y a ese ethan q le den y fuerte, encima aparecer a la casa de sus papas jajaj q buen golpe le falto unos cuantos mas. besos me encanto valió la pena la espera .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Sue que guapoooo!!!!! a partir de ahora esperemos que a Violet le cambie un poco la situacion, y a ver que pinto Chris en todo esto... nos leemos en el siguiente.

      Cariños!!!

      Eliminar
  11. HOLA .se que te sorprendera verme con este lik pero te dire que soy una de tus seguidoras pues me tiienes encandilada con tus maravillosas historias como siempre una vez mas me sorprendes ,hayyy se me olvidaba soy la chica que te escribia desde el lik de chacho ,un besote bien grande .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, que bueno leer de nuevo un comentario tuyo, ya extrañaba a mi lectora Chacho.... gracias por siempre leerme y por tus palabras, nos vemos en el siguiente capitulo..

      Besos!!!!

      Eliminar
  12. que grato tenerte de nuevo por aca, tu nueva historia me esta gustando mucho, tienes razon a Ethan le faltaron unos cuantos golpes mas....desgraciado y a Roxane que te puedo decir......tal para cual....me encanta la trama, de esos amores que trascienden tiempo....un beso nena..hasta el proximo cap

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saluditos Zhayda, para mí es muy grato tenerte de nuevo entre mis lectoras, esperemos a ver que más pasa con Violet y el triangulo amoroso en el que terminó metida, bueno ya llegó alguien que le puede cambiar la vida ¿no? esperemos que lo haga para bien, nos leemos en el siguiente.

      Cariños!!!!!

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, así que no dudes en alimentarlo jejej no seas m@lita.