BIENVENID@ ESPERO DISFRUTES LA LECTURA, NO TE VAYAS SIN COMENTAR

sábado, 28 de septiembre de 2013

Capítulo 1. "Una situación un poco misteriosa"



Una situación un poco misteriosa”

Summerville SC, Época actual.

Ethan no podría estar mas reluciente, la forma en que me miraba en estos momentos, parado justo al lado de la puerta del pasajero de la limusina en la cual nos íbamos al aeropuerto, era la forma en que siempre esperé que él me mirará. Y como podría no mirarme de esa forma, fuimos novios desde la secundaria, y eso ya hace casi diez años, y cuando por fin él decidió pedir mí mano en matrimonio yo estaba más que dispuesta, lo amaba en mil maneras que nunca experimenté y por eso hoy decidí darle el ¡Sí Acepto!.


No puedo simplemente definir lo qué siento por él, un hombre por el cual tuve que pelear con algunas chicas en la secundaria y más tarde en la preparatoria, él siempre fue el chico popular, ese que decidió estar conmigo; una cerebrito inscrita en el club de ajedrez, obsesionada con las computadoras y apasionada por el teatro, y, aunque siempre fui el motivo de burla para muchos, para él no, él decidió ver mas allá de las apariencias y de lo qué los demás decían, él decidió amarme por sobre todas las cosas y era más que correspondido.


-¡Perdiéndote de todo nuevamente!. -Preguntó justo cuando llegué a su lado, me arropó con sus brazos y estampó un dulce beso en mi cuello.


-Solo admiraba la vista señor Koffman, sabe que siempre me pierdo de todo cuando usted se cruza en mí camino.

Besé sus labios y mi sonrisa era tan grande qué ya mis mejillas dolían. Cuando estaba con él me perdía del mundo, Ethan hacía que nada importara y que para mí sólo existiera él, él y nadie más. Mi madre siempre se dio cuenta de eso, y desde hace mucho años me decía que lo peor que una mujer podía hacer, era enamorarse de tal manera que se encegueciera completamente, yo, por mi parte, sabía que no estaba ciega, <Bueno de amor tal vez, sí>, pero de lo qué sí estaba segura era qué al lado de mí Ethan ya nada me importaba.

-Eso lo puedo decir yo, te ves realmente hermosa Vi, <<Siempre le pareció encantador decirme Vi y sólo él lo hacia>>, nunca pensé que me convertiría en el más afortunado de los hombres, -Sus brazos rodearon mí cintura, -Nunca pensé en mis más recónditos pensamientos que la mujer mas hermosa, inteligente y sexy de todo Summerville sería hoy mí esposa. Nunca, pero de verdad nunca pensé que aceptarías ser la esposa del idiota mas grande del pueblo.

Nuestra relación siempre fue definida por muchos cómo <Poco convencional>, o cómo diría mí mejor amiga, Roxanne, <Una relación que muchas envidian pero que pocos desean>, nunca entendí por qué Roxanne se expresó así de lo nuestro, y aunque decidí no prestar atención a sus palabras, siempre en mí quedó la espinita de saber a qué se refería, pero mí felicidad me importaba más qué los comentarios de los demás.

-Vi, -Susurró a mí oído, levanté la vista y me perdí en el tono gris de sus ojos, un gris qué haría transportar a cualquiera a una dimensión desconocida.

-¡Violet Anne McFardigan!, es hora de irnos, así que podrías dejar de mirarme de esa manera, y subir ese bello trasero ya al auto.

¡Violet Anne! Un nombre que siempre le cuestioné a mamá, de donde demonios sacaría ese nombre, Anne por mi abuela paterna, pero Violet, o sea Vi-o-let, un nombre que siempre me pareció desagradable, ¡Créanlo o no!, aborrezco mi nombre.

-Querrás decir ¡Señora de Koffman!, necesito hacerme a la idea de que ya soy tú esposa, y sino me ayudas tú, ¿Quién lo hará?

Sus labios se curvaron en una sonrisa, esa que provocaba unos excitantes hoyuelos en sus mejillas, y esa que hacía que mis rodillas temblaran.

-No es necesario tanto formalismo Vi, ¿No te parece suficiente que nos hayamos casado prácticamente delante de toda la ciudad?

-¡No exageres! Si tú familia y la mía, ademas de algunos amigos te parece toda la ciudad, eres definitivamente el hombre más exagerado de todos.

-¡Sólo con tu familia llenamos la iglesia!.

Exclamó con una sonrisa burlona, no pude evitar soltar una carcajada y qué de nuevo todas las miradas estuviesen fijas en nosotros dos. -¡Ethan!, Mí familia no es tan numerosa. -Creo que el ruborizarme no fue problema.

-Pues eso no será problema Violet, pues a partir de hoy tu y yo nos encargaremos de agrandar esa familia.

Me cargó entre sus brazos por lo que tuve que reprimir un pequeño grito, me subió a la limusina y se sentó justo a mi lado, el viaje al aeropuerto fueron besos y caricias durante todo el camino, no separamos nuestras bocas, y por poco tenemos sexo delante del conductor.

¡Relación apasionada!, un termino que él usaba con frecuencia para expresar lo nuestro, y yo más que de acuerdo, vivíamos juntos hace un año y está de más decir que habían días que no salíamos de la habitación.

Nuestra luna de miel fue en Grecia, quince días por una ciudad que siempre llamó mi atención y que él escogió sólo para complacerme. Y pues todo no pudo haber sucedido mejor, quince días de extrema pasión, y sobre todo de amor, la típica luna de miel.

Bueno no la típica, Ethan trató de llevarme a todos los lugares que vio en la guía turística, según él, no podría desaprovechar, ¡La primera ciudad Europea que conocía!, palabras textuales extraídas de esos labios tan provocativos, sé que pareceré un poco zalamera y hasta exagerada al hablar de él, pero para mí era la perfección, perfección hecha hombre, un hombre que era mío.

Y esos quince días pasaron prácticamente volando, y como todo lo que empieza tiene que terminar, Ethan y yo regresamos a la realidad, esa donde hay que trabajar ocho horas al día, cinco días a la semana, y en la cual sólo nos vemos prácticamente a la hora de la cena y los fines de semana.

Para hablarles un poco sobre mí, me dedico a enseñar, trabajo cómo profesora de informática en Summerville High School, para tener 25 años y ser una de las profesoras de menor edad en todo el lugar, me ha ido bien, aunque no es lo qué esperé al terminar mi carrera, cuando decidí quedarme en mi pueblo natal, sólo para estar al lado de Ethan, y aunque tuve que reprimir algunas cosas, como tratar de ser creadora de software, o en algún universo paralelo haber sido yo la creadora de Facebook, y no Mark Zuckerberg, ¡Un poco idiota! ¿Cierto?, Pero bueno a pesar de eso soy feliz.

Y aunque muchos de mis sueños sin cumplir están, por así decirlo, guardados en un cofre, y esperando ser cumplidos, el más importante lo estoy palpando con la yema de mis dedos, pues estoy junto al amor de mí vida.


-¡Nunca pensé que llegarías a idiotizarte de esa manera, Violet!. -Musitó Roxanne mientras colocaba unos sobres encima de mí escritorio. -¿Acaso Ethan es un encantador de mujeres camuflado?

Roxanne Roberts

-Mientras sólo sea mí encantador, no tengo problema alguno. -La fulminé con la mirada y bebí un sorbo de mi café.

-¡En serio!, ¿Podrías parar?. Tanto “Amor” no es normal.

-¿En serio?, ¡No me jodas, Roxanne! ..... ¿Por qué lo haces?

-¿A qué te refieres, Violet?, ¿Hacer qué?

-¿Por qué nunca haz apoyado mi relación? -Pregunté frunciendo el ceño.

La vi palidecer, el tono de sus mejillas cambió de un rosa pálido, a casi blanco como el papel, tosió en señal de incomodidad y se sentó en la silla qué estaba frente a mí escritorio.

-¿Eso es lo qué crees? -Asentí. - Ya veo, Violet no es que no apruebe tú relación, es sólo que... Ethan no es bueno para ti, y eso siempre te lo he dicho.

-Eres mi mejor amiga Roxy, te quiero y lo sabes, Ethan es el amor de mí vida, y eso también lo sabes, pero no porque tú me digas que él no es bueno para mí voy a echar por la borda tantos años de relación.

-Violet, lo único qué espero, es que nunca te arrepientas de haberte casado con él. Sé que lo amas, y sé también que él te ama, pero hay algo que no anda bien.

-¿Cómo qué algo no anda bien, de qué hablas?. -Pregunté más que confundida por tal insinuación.

-Es una corazonada Violet, es sólo... sólo no confío en él eso es todo.

-¡Corazonadas un demonio Roxanne!, vienes aquí, prácticamente a hablarme mal de mí esposo, y pretendes que me quede como sí nada hubiese pasado. Tú sabes algo y, ¿Quiero saber qué?

-¿Algo cómo que?. -Preguntó, su frente estaba empapada en sudor, vi un alijo de temblor en sus manos también sudorosas. -¡No sé de qué hablas!.

-¿No sabes de qué hablo?, Me dices que Ethan me ama, pero a la vez me dices que no confías en él, ¡Ni tu misma te entiendes!. Roxanne, deja los rodeos, y dime lo que sepas.

-¡No sé nada Violet!, sólo te decía lo que pienso, eso es todo.

Se levantó de la silla y salió apresurada del laboratorio de informática sin darme chance siquiera de alcanzarla, cerré mí laptop y dejé lo que estaba haciendo. ¿Cómo podría seguir trabajando después de esa conversación?. Ya era hora de volver a casa, guardé unas cosas que necesitaba en mí maletín y salí al estacionamiento, Roxanne aparcaba justo a mí lado y ya su auto no estaba, la conversación de hace un rato no fue la primera de ese tipo, hace unos meses algo parecido sucedió, justo el día de la fiesta de mí compromiso, con la diferencia de que esa vez no me molestó su insinuación, pero ya no podía pasarlo por alto, algo le pasaba a Roxanne con respecto a Ethan y tenía que averiguar qué era.

Subí a mi auto y luego de revisar que no olvidaba nada, dí marcha, antes de llegar a casa pasé por la pastelería, comprar tartas de manzana se había convertido en mi obsesión desde hace unos años, cuando salía del lugar olfateando lo que sería el postre para la cena vi el auto de Roxanne estacionado a unos cuantos metros, aunque no la vi a ella decidí acercarme, le envié un mensaje por whatsApp:

*Amiga, disculpa mí reacción de hace un rato, acabo de salir de la pastelería de Peggy y vi tu auto :) ¿Será que te espero y hablamos un momento? :* Please xoxo*

Nunca recibí respuesta, estuve quince minutos recostada a su auto y no apareció, resignada subí a mí auto, y manejé rumbo a casa, Ethan llegaría en un par de horas, el tiempo necesario para preparar la cena y arreglarme un poco.

Ensalada cesar, crema de calabaza, acompañado por un poco de vino tinto, fue lo mejor que se me pudo ocurrir, aunque admito me quedo delicioso <Modestia aparte>, Ethan era muy delicado a la hora de comer, nada de comidas pesadas a la hora de la cena, ni grasa, y mucho menos carbohidratos, algo que me favorecía, pues al cocinar no tenía que esforzarme mucho.

Ya todo en la mesa estaba listo y esperando ser servido, me dí una ducha rápida, ropa corta y provocativa que no podía faltar, pero él aun no llegaba, una hora de retraso, dos veces en una misma semana, dos mensajes enviados y ninguno respondido, empecé a preocuparme e iba a comenzar a llamarle cuando la puerta se abrió.

-¿Amor? -Escuché su voz, volteé mí mirada y nuestros ojos se encontraron. -Vi, lamento llegar tarde.



La verdad no me importó que llegara tarde, parado en la puerta, con un ramo de Lilas, mis flores favoritas, era lo único que me bastaba para perdonar una llegada tarde.

-¿No dirás nada?. -Frunció el ceño y se acercó hasta mí, -¿Estás molesta, Vi?

-¿Debería de estarlo? -Pregunté con desgana, me crucé de brazos y lo quedé mirando durante unos segundos, lo sentía nervioso, tal vez por mí reacción, admito qué lo hice para molestarlo, una mueca se dibujó en mí boca y no pude evitar sonreír, él se acercó más a mí, colocó las flores sobre la mesa, me rodeó con sus brazos y besó mi cuello.

Ethan Koffman

-¡Por supuesto que no!, no quiero siquiera que estés una pizca de molesta, bebé, Brad me entretuvo en el negocio (Ethan es dueño de una ferretería, negocio familiar que heredó de su padre), fue con los chicos y sabes como son a veces de pesados.

¡Brad, menudo tío!, para que lo conozcan un poco, Brad es el mejor amigo de Ethan, y a la vez mí más grande dolor de cabeza, fue el encargado de organizarle ¡muy a mí pesar! La despedida de soltero, y durante los pasados diez años ha sido el encargado de patrocinar muchas de nuestras peleas.

-¡Sí, lo sé! No tienes siquiera que explicarme, conociéndolo te habrá costado un mundo poder venir a casa.

Me separé de su agarre, tomé las flores de la mesa y me dirigí a la cocina para meterlas en un jarrón.

-Umm... Creo que decir que huele delicioso es poco, amor. -Se frotó las manos y me miró sonriente. -Voy a lavarme las manos y vuelvo.

Lo miré y asentí, lo vi adentrarse en el pasillo y caminar hacia el baño, cuando por fin regresó ya la cena la tenía servida, nos sentamos a la mesa y empezar a comer no fue problema, lo que sí fue problema por lo menos para mí, era el silencio abrazador que arropaba el área del comedor, volvió del baño con una actitud muy diferente de cuando llegó a casa, un cambio de humor que me hizo confundir.

-¿Sucede algo? -Pregunté mientras introducía una buena porción de crema de calabaza en mí boca.

Él negó con la cabeza. -Nada amor, es sólo que las ventas en el negocio han bajado un poco, y eso me tiene más que preocupado.

Fruncí el entrecejo. -Sabía lo de las ventas bajas, pero.... ¿Ocurrió algo más?

Negó nuevamente. -Nada de lo cual tengas qué preocuparte, Violet. ¿Qué te parece sí luego de terminar de comer, hacemos uso de nuestro nidito?.

Solté una carcajada. -¡Nidito! Por Dios Ethan, ¿Hasta cuándo usarás esa palabra?

-Hasta que me canse. Que acaso un hombre no puede tratar de ser gracioso con su joven y bella esposa, ¿eh?

Seguí sonriendo. -Eres un caso perdido amor, pero te tomaré la palabra, así qué deberíamos de terminar rápido todo esto, y así seguir consumando nuestro matrimonio en nuestro “nidito”.

Y así fue, esa noche creo que ambos olvidamos cualquier preocupación, él me hizo sentir más que amada, su toque, sus besos, caricias y demás, me hicieron perderme en un mar de sensaciones, esas que me hacían amarlo con más intensidad y con la locura suficiente para no querer separarme de él ni por un instante.

A la mañana siguiente, luego de un buen desayuno, y de despedirnos en la puerta de entrada de nuestra casa, manejé rumbo a la secundaria, el clima qué había en esos momentos me encantaba, llovizna, los días lluviosos eran los mejores para mi gusto y aunque hacían que quedara como la chica de las propagandas de champús contra el fríz, lo mejor eran los días nublados, esos en los cuales deseas no levantarte de la cama y quedarte empiernada toda la mañana.

Pasé todo el día buscando a Roxanne, cada vez que tenía un entretiempo entre una que otra clase, iba a su aula, Roxy se desempeñaba cómo maestra de aritmética, juntas fuimos tildadas siempre de las cerebritos durante nuestros años de escuela, bueno ahora volviendo al principio, no la encontré en ocho horas de clases, raro o ¿no?, pensé que se me estaba escondiendo, quizás para no continuar nuestra conversación de la tarde pasada o tal vez eran suposiciones mías, de lo qué sí estaba segura era el necesitar saber que estaba pasando en la cabecita de mi amiga.

Y así cómo sí fuese un rayo pasaron tres semanas, en las cuales Roxanne me evadió por todos lo medios, ya no me hablaba ni respondía mis mensajes, ya no la veía tan seguido en la secundaria, por raro que fuese mí mejor amiga había decidido alejarse de mí, y por tonta que pareciese, yo no sabía el por qué, y como última esperanza decidí enviarle un mensaje, que ya con este sumaban unos cincuenta.

*Amiga, no sé que estará pasando contigo en estos momentos :\ Pero quisiera saberlo ¿Qué pasa?, veámonos en la pastelería de Peggy al salir de la secundaria, ¡Por favor! Roxy necesito que me digas qué está pasando*

Estaba sentada en mí escritorio cuando después de unos diez minutos llegó un mensaje a mi teléfono:

*Violet te aseguro que nada está pasando, pero ¡Está bien! Veámonos en la pastelería de Peggy esta tarde ¿Te parece a las 6:30pm?*

De inmediato tecleé la respuesta:

*A las 6:30pm me parece perfecto, te quiero Roxy, no lo olvides*

Faltando quince minutos llegué a lo de Peggy, quise ser puntual pues la interesada era yo, me senté en una mesa cerca de la ventana que da a la calle, justo a las 6:30pm vi llegar el auto de Roxanne, cuando bajó me pareció extraño verla con lentes de sol pues el día estaba un poco nublado, llevaba un sweter manga larga y cuello de tortuga, el cabello suelto, Roxanne gozaba de una extensa cabellera, un negro natural que llegaba casi al final de su espalda, lo extraño no es lo largo de su cabello sino que ella nunca lo llevaba suelto, siempre usaba colitas desde niña, bueno entró en lo de Peggy, me buscó con la mirada, al encontrarme caminó hacía dónde estaba yo y se sentó justo frente a mí.

Silencio........silencio.......silencio........silencio........ Mí cara de póquer estaba perfecta como para quedar enmarcada y denominada momento Kodak.

-¿Cómo haz estado?, -Una pregunta que no esperé saliera de su boca –Disculpa por haberme alejado estas ultimas semanas, pero he estado muy ocupada.

¡Ocupada! Me estaba tomando el pelo o me veía cara de estúpida. -¡Ocupada mis pelotas! Y no tengo Roxanne, no me vengas con esa ahora, sí creíste que con decirme algo así me dejas tranquila, déjame decirte que ahora menos que nunca me voy de este lugar sin saberlo todo.

Las miradas de aquellos que estaban en el lugar se posaron sobre nosotras, ella pasó una mano por su cabello y en realidad no sabía sí me miraba pues los lentes aún los traía puestos, arrimé la silla dónde me encontraba hasta dejarla más cerca de ella, pasé una mano por su hombro y al instante ella hizo una mueca como de dolor y se separó de mí.

-¿Qué ocurre Roxy? -Pregunté ahora preocupada, -¿Por qué te dolió cuándo te toqué?

-¡Jesús, qué no es nada!, ¿Cuantas veces tendré que decirte qué no ocurre nada? ¡No te metas más en mí vida, entendido!.

Eso me dolió más qué nada en mucho tiempo <No te metas más en mí vida, entendido> consideraba a Roxanne mí hermana y jamás pensé que ella me hablaría de esa manera.
-¿Qué no me meta, estas segura? -Ella asintió. -Pues me meto todo lo que se me dé la regalada gana, creo que me lo he ganado, creo que después de veinte años de amistad tengo todo el derecho de meterme, y ¡Me importa un bledo lo que digas!

Vi una lagrima caer hasta el final de su mejilla, aun conservaba los lentes puestos pero no pude obviar ese detalle, se levantó de la silla e iba a irse por lo que noté, eso no lo iba a permitir, no hasta no saber que diablos estaba pasando.

-¡Roxanne de aquí no te vas! -La agarré por uno de sus brazos y cuando ella iba a recoger su bolso del suelo, agachó la cabeza y los lentes cayeron dejando al descubierto un moretón en su ojo derecho, un moretón es poco para la enorme hinchazón que prácticamente dejaba entrever solo un poco su pupila, llevé la mano a mi boca en señal de asombro, mis ojos casi desorbitados.

-¡Oh por Dios! Roxanne, ¿Qué es todo esto?

Pregunté horrorizada, Roxanne se tumbó en la silla y comenzó a sollozar casi que en silencio, todos nos miraban pero lo único que me importaba era saber que había pasado con mí amiga.

-Roxanne.... -Acaricié su cabello, ella tapaba su cara con ambas manos. -Roxanne ¿Quieres qué nos vayamos a otro lugar?, tal vez ¿A tú departamento?

Ella asintió. -Sí... por favor Violet. ¡Quiero irme a casa! -Exclamó casi que ahogándose en su propio llanto.
La llevé a mí auto y la subí por el lado del pasajero, eché su bolso en el asiento trasero, subí y aceleré a toda marcha, Roxy vivía cerca de la secundaria en un departamento tipo duplex, llegamos y entramos casi que escondiéndonos, pues su mamá, la señora Marly vivía en la planta baja, Roxy en el primer piso, al entrar todo era un desastre, las sillas contra el suelo, platos rotos por toda la cocina, un verdadero caos.

-¡Roxanne!... ¿Qué fue lo que pasó aquí?

Ella no respondió, la senté en el sofá y comencé a recoger un poco el desastre que había en el lugar, fui a la cocina por un vaso de agua para ella, se lo entregué y me senté a su lado.

-Roxy, sé que te estoy presionando, pero necesito saber que te está pasando y sobre todo quien te hizo esto, ¿Podrás decírmelo?

-Dame tiempo Violet, en estos momentos estoy pasando por algo muy difícil, por favor entiéndeme.

-¡Roxanne!, sí no me cuentas no podré ayudarte, déjame hacerlo.

Ella colocó una mano en su frente en señal de rendición, terminó el agua que le había llevado, tomó una respiración profunda y dijo:

-Estoy saliendo con alguien. -La miré frunciendo el ceño.

-Eso es lo mejor que pudiste darme, Roxanne no subestimes mí inteligencia.

-¡Demonios!.. Violet, eso es todo lo que puedo decirte.

-¡Por supuesto qué puedes decirme más!, ¿Quién diablos es?, ¿Él te hizo esto?

Ella titubeó unos segundos antes de soltar. -¡Sí! Él fue, pero yo lo provoqué Violet, ¡todo fue mí culpa!.

-¿Quién demonios es? ¡Te juro que voy a matarlo!, ¿Cómo puedes justificarlo, justificar que te haya pegado?

-Él me lo advirtió, me dijo que sí lo desobedecía tendría que hacerme entrar en cintura, yo tuve la culpa de todo, no él.

-¿Qué?, Te haz vuelto loca, ¿Cierto?, simplemente no te reconozco. ¿Quién eres y qué hiciste con mí amiga?

-¡Esto soy!, esto es quien soy Violet, una persona que depende de otra para sentirse viva, con él me siento amada y no lo voy a arruinar.

-Te vuelvo a preguntar, ¿Quién es?, Necesito saber quien es el muy bastardo.

-¡No le digas así!, ¿Entendido?

-Le digo como quiera, se merece eso y mucho más, así que vamos, ¿Quién es?

-¡Es Charlie, de acuerdo!.

-Un momento, ¿Charlie, Charlie el esposo de Amelia?, Roxanne ¡Por Dios!.

-Es el único Charlie que conocemos, ¿Cierto? Y sé que es casado no tienes que recordármelo.

Jamas pensé que la conversación llegaría a ese punto, ¡Roxanne con Charlie!, ella podía salir con quien quisiera, eso no era de mí incumbencia, lo que me importaba es que él estaba casado, y no con cualquiera sino con Amelia, la hermana de Ethan, y por consiguiente mí cuñada.

-Amelia es mi cuñada, Roxanne pensé que ella era tu amiga.

-Por supuesto que lo es, Violet no quise que las cosas pasaran de esta manera, pero me enamoré, todo fue más fuerte que yo, esto que siento pudo más que cualquier cosa.

Me levanté del sofá y comencé a caminar por todo el lugar, de una dirección a otra, sí Amelia se enteraba de esto terminaría destrozada, pero tampoco iba a permitir que Charlie siguiera engañándola.

-Tienes que dejarlo, ¿Entiendes?, no puedes seguir haciendo esto.

-¡Por supuesto que no, lo amo y no pienso dejarlo!

-Piensa en ella, ¿Cómo crees qué se sentirá cuando se entere?

-¿Y quién piensa en mí?... ¿Dónde quedo yo?

-Te desconozco completamente, ¿Quién eres?

-¡Vete ya! Vete de mí casa ya, y ¡No vuelvas!

Fruncí el entrecejo, desconocía completamente a la persona que tenía delante de mí, la Roxanne que conocía no haría tal cosa, destruir una familia, destruir la vida de alguien que llamaba <<Amiga>>, tal hipocresía no podía aguantarla, aunque no me hubiese echado, hace momentos lo que más quería era salir corriendo de ese lugar y devolver el estomago.

-¡Vete! ¿Qué esperas, Violet?, ¡Vete ahora y no vuelvas!

-Entonces ¿Esto es todo?...... Nuestra amistad.... ¿Llega hasta aquí?

-Palabras que salieron de tú boca, no de la mía.

Agaché la mirada y tomé un leve suspiro, agarré mí cartera de encima de la mesa que estaba justo en frente del sofá y caminé hacia la puerta, antes de cerrarla volteé a verla y le dije; -Espero que nunca te arrepientas de esto, y ojala sí eso sucede no sea demasiado tarde.

Cerré la puerta tras de mí y salí del lugar lo más apresurada que pude, el encender mí auto no fue problema. -¡Gracias al cielo!. -Dije para mí misma, pues el estar un segundo más en ese lugar era lo que menos quería, me iba decepcionada de mí amiga de toda la vida, de mí hermana, mí compañera de locuras como llegue a decirle un par de veces, un nudo se formó en mí garganta y lágrimas comenzaron a resbalar por mis mejillas, odié el hecho de haberme enterado pues ambas partes tenían relación directa conmigo, como ver a Amelia a la cara sabiendo lo que sé y tener que callar.

-Haz estado muy callada durante toda la cena, Violet ¿Sucede algo?

Hace un par de horas que llegue de la casa de Roxanne y aun no había podido digerir la situación, estaba absorta en eso, y creo que Ethan se estaba dando cuenta.

-No es nada, amor..... es sólo que no tengo hambre, comí suficiente en la hora de la comida, y creo que con lo que he probado es suficiente.

Él frunció el entrecejo. -Algo más sucede, Vi ¿Qué pasa?

No podía decirle que Charlie engañaba a su hermana y mucho menos con mí mejor amiga, por lo menos mí mejor amiga hasta el día de hoy. -No es nada que tenga que ver conmigo, es.... es sobre Roxanne.

Él comenzó a toser, cogió un vaso con agua que estaba a su derecha en la mesa y bebió un sorbo. -¿Qué sucede con Roxanne? -Preguntó mientras se recomponía un poco, sus mejillas y ojos quedaron colorados luego de que tosiera.

-Está teniendo problemas, y a raíz de eso puede que nuestra amistad haya llegado hasta este día.

-¿Estas hablando en serio, Violet?, ustedes han sido amigas desde prácticamente el jardín de infancia, como un problema que ella este teniendo puede separarlas ¿Eh?

-No lo se Ethan, pero no puedo alcahuetear lo que está haciendo, y sí ella no quiere escucharme entonces no le veo sentido a esta amistad.

-Creo que estas siendo un poco egoísta, amor no puedes esperar que ella haga lo que a ti más te parezca ¿No crees?

Fruncí el ceño y tomé un sorbo de vino blanco. -No es que yo espere que ella haga lo que yo quiero, solo espero que haga lo mejor para todos los involucrados y no solo lo mejor para ella, pues eso estaría mal.

-De vez en cuando hay que pensar en uno primero que en los demás, ¿No crees?

-Sabes que no creo en esa filosofía, Ethan a veces debemos arriesgar nuestra felicidad solo para no herir a alguien que no se lo merece.

Una conversación que no pasó de ser solo eso, “una conversación”, pues no pude decirle a él lo que en realidad sabia, Ethan seria capaz de partirle la cara a Charlie si se enteraba de la situación, y yo no quería ser la responsable de romperle el corazón a Amelia.

Y aunque creo no fue mí mejor opción, tuve que quedarme callada, y durante varias semanas en las cuales vi a Roxanne una que otra vez en los pasillos de la secundaria, a Charlie en la casa de mi suegra todos los domingos para la barbacoa semanal, ver a Amelia me mataba, no solo por considerarla una amiga, ni por los seis meses de embarazo que tenia, sino también por qué como mujer se puede entender lo que se sentiría sí algo como eso te pasara, varias noches me encerré en el baño a llorar, pues no quería que Ethan me viera de esa manera y quisiese saber más de lo que le conté.

El predicamento en el cual me encontraba no lo hubiese imaginado hace un par de meses cuando me sentía la mujer mas afortunada por casarme con el amor de mí vida, y aunque no era yo la afectada principal, me dolía el hecho de que mí mejor amiga hubiese llegado tan bajo.

Esa tarde al salir de la secundaria obvie el pasar por lo de Peggy a buscar la tarta de siempre, los ánimos no me daban para continuar con las actividades que normalmente realizaba, decidí pasar por la calle donde quedaba el departamento de Roxanne, pero más arrepentida no pude haber terminado, lo que vi no me pareció normal, lo que vi deseé jamas haberlo visto.

Frené el auto estrepitosamente y mí respiración se dificultó por la imagen que estaba viendo, hasta esperé que la tierra se abriera y mí auto cayera al vació así podría ahorrarme la imagen que jamas pensé verían mis ojos, pero que en este momento era imposible no creer, era imposible considerarlo un error y era imposible el evitar sentirme destrozada por completo.

Continuara....

Espero les haya gustado el inicio de esta nueva aventura, nos leemos todos los domingos, cualquier opinion ya sabes, dejala por escrito por aqui o por mi fan page oficial... Cariños a tod@s.

27 comentarios:

  1. es buena la historia y me gustaria que publicara los capitulos mas seguido sigue con la historia es muy buena. FELICIDADES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Sandra muchas gracias por haber leido este primer capitulo y por tus felicitaciones, mi día de publicación siempre han sído los domingos por cuestiones de trabajo, espero seguir leyendo tus comentarios y nos vemos el proximo domingo con el segundo capitulo de esta historia.

      Cariños

      Eliminar
  2. Me gusta mucha la historia a esperar el próximo capitulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Solier muchas muchas gracias por leerme siempre, el siguiente capitulo el domingo como siempre, nos leemos.

      Cariñitos

      Eliminar
  3. me gusta mucho la historia cuando publicas xf y que abra visto para quedar asi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Josefa gracias por estar aquí como siempre, seguiré con las publicaciones como siempre, todos los domingos, ¿Qué habrá visto? lo sabremos en el siguiente capitulo...Nos leemos.

      Cariños

      Eliminar
  4. wow simplemente sublime primer capitulo ... intensidad nena ya sabes de sobra q me encanta como escribes y aqui estaré todos los domingos a la espera de un nuevo capitulo .. ahora solo quiero saber q carambas es lo q vio las reacciones del marido no me gustan NADA .... y la SEUDO AMIGA .... menos aun

    mil besos y ya sabes tienes tu publicación segura en la lokoteca :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Jelly amiguita muchas gracias por tus palabras, ¿Qué vió? lo sabremos en el siguiente capitulo, muchas emociones para el segundo cap que se viene el domingo entrante.

      Besitos

      Eliminar
  5. uuuuu!! q buen primer capitulo!!
    mucha suerte y mucho exito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Muchas gracias Maylee por tus palabras y por leer esta nueva historia, nos leemos el domingo que viene.

      Cariños..

      Eliminar
  6. que se me hace que el amante de su "amiga" no es el tal Charlie sino su propio esposo....hay algo bien raro allí....una pregunta....cada cuanto vas a publicar los capítulos????? Me gustan mucho tus historias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Dinora publicaré un capitulo cada doming, igual que con la historia anterior, esperemos a ver que sucede en el segundo y que fué lo que vió Violet.

      Cariños

      Eliminar
  7. Estoy enganchada desde ya con esta historia. Tiene muy buena pinta. De seguro el esposo de Violet la engaña y creo que es con su mejor amiga. Pero habrá que esperar el siguiente.
    Estoy segura que esta historia será muy buena.
    Nos vemos en el siguiente, te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Diana:

      El segundo capitulo vendra muy picante y con sorpresas, gracias por estar siempre al pendiente de mi trabajo, nos leemos en el siguiente.

      Besos.

      Eliminar
  8. ohhh por dios, es Ethan!!!!!!! no????? hay no se por q el no me cae mucho, y la amiga por favor, hay q estar en los zapatos de una para saber q opinar, yono dejaría q me toq ni la uña pero nadie sabe como trabaja la cabeza del otro, pobre q pena por la amistad q tenían, y ella dios solo le falto ponerle velas al esposo q tal amor, no diría nada pero a mi tampoco me cae mucho Ethan así q quizá es por eso.
    buenisimaaaa me quede con ganas de mas jajajaja valió la pena la espera, que días lo publicas para apuntarlo y estar atenta besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Querida Sue, creo que la realidad de Violet le pasa a muchas mujeres, embelezarse por un hombre y llegar a un nivel de cordura muy bajo, solo por el amor de un hombre hay mujeres que rebasan todos los limites, eso le paso a Roxanne y creo que ¿hasta donde llego su cordura? lo sabremos en el siguiente capitulo, como siempre publicaré todos los domingos, nos leemos en el siguiente.

      Besitos

      Eliminar
  9. Me encanto el comienzo de esta historia...me quede con ganas de mas!!! y me dejaste con la pica!!! jajaja...a esperar una semana jajaja saludos y felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Carla gracias por tus felicitaciones y por leerme, espero que lo que viene te siga gustando, nos leemos el domingo...

      Besitos

      Eliminar
  10. Mi querida escritora ,me tines encantada de nuevo con esta nueva historia ,que la verdad no esperaba menos ya que eres genial ,lo malo de ello es la espera de la siguiente entrega ,un beso de una incondicional

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos mi querida Chacho,

      Gracias por ser una incondicional de mis historias, lo aprecio mucho de veras, sé que esperar una semana completa por el capitulo es una tortur pero por cuestiones de trabajo se me imposibilita publicar mas seguido, nos leemos en el siguiente cap...Besitos

      Eliminar
  11. Por diorrrrr, q paso????? q vio????? Muy buen inicio de historia, pobre Violet no me gustaria estar en su situacion con todo lo que sabe y tantas personas involucradas. Y Ethan??? esa reaccion que ha tenido cuando Vi ha mencionado a su amigo me ha hecho desconfiar muchisimo de el....Y el bastardo del cuñado le pone los cuernos a su mujer y encima le pega a su amante, desgraciado, hay que cargarselo. Te deseo lo mejor en este nuevo proyecto y a esperar el proximo capitulo. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Pilar:

      Lo qué vió lo sabremos en el siguiente capitulo el cual prometo sorpresas y demas, tienes razon en cuanto a Violet esta en una situacion muy complicada en la cual ambas partes tienen relacion con ella, sobre todo su amiga una amiga que no deja mucho que desear, nos leemos en el siguiente y gracias por tus buenos deseos.

      Besitos

      Eliminar
  12. My buenooooo me apunto a la historia. Besos desde Colombia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos:

      Muchas gracias angelita, me encanta ver nuevas lectoras..

      Cariños

      Eliminar
  13. Me gusto, seguire la historia.....Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Leticia, y muchas gracias por unirte a mi historia, nos vemos este domingo con el segundo capitulo..

      Besos

      Eliminar
  14. buena, felicidades una historia de verdad atrapante, lo que me pregunto es como se llama la novela? y donde encuentro el capitulo 2?? saludos y exitos!

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, así que no dudes en alimentarlo jejej no seas m@lita.