BIENVENID@ ESPERO DISFRUTES LA LECTURA, NO TE VAYAS SIN COMENTAR

viernes, 22 de noviembre de 2013

"Descubriendo". Continuación....



Tomé hasta la última gota de la botella de agua que Chris colocó sobre la mesa dónde estaba sentada, la manera en que él y el tal Jason se miraban no era para nada amigable, la mano de Chris aún permanecía en mi hombro y cada vez la presión era más fuerte.

-¿No nos presentas, Chris? Preguntó Jason con una sonrisa tan falsa que se reconocería a metros de distancia.

-¡Vete, Jason!, nada tienes que hacer aquí. Respondió él más que decidido.

Me levanté quitando la mano de Chris de mi hombro pues ya me estaba lastimando, acomodé mi vestido y extendí mi mano hacia Jason. Un gusto conocerte, mi nombre es Violet.

Él extendió su mano y correspondió al saludo. El gusto es mío, Jason Mathews, Violet, bonito nombre.

Sonreí hacia su halago. Gracias, tú y Chris, ¿son amigos?

-¡Por supuesto que no! Fue la única respuesta que salió de la boca de Chris, molesto por lo que pude notar.

-¡Hermanos!, ese sería un mejor termino, en estos tiempos te une más la sangre que cualquier cosa. Jason sonó sarcástico.

-¿Hermanos? Pregunté intrigada, los miré a ambos tratando de procesar lo que acababa de escuchar. -¿Tienes un hermano? Miré a Chris. -¿y por qué nunca lo mencionaste?

-O sea, hermanito, ahora reniegas de tu familia. Jason negaba con la cabeza pero a la vez la sonrisa en sus labios no reducía.

-Responde, Chris, ¿él es tu hermano?

-Es una historia muy larga, Violet, vayamos a otro lugar. Me tomó de la mano e iba a hacerme caminar pero yo me resistí.

-¡Por supuesto que no!, ¿si o no?, Chris, es tu hermano, ¿o no?

-Medio hermano es un mejor término. Replicó Jason muy a gusto con la situación.

Chris cerró los ojos y noté que respiró profundo. Aquí no, Violet, por favor.

Solté su mano y salí del lugar golpeándolo en el hombro lo sentí seguirme y cuando llegaba a la calle me sostuvo por uno de mis brazos, me solté de un tajo, volteé a mirarlo y no aguanté más. No quiero pasar por lo mismo de nuevo, Chris, quiero confiar en ti pero tu no me dejas. Me sentía molesta, cabreada completamente por tener que aguantar todos sus misterios. Ethan me hizo pasar por mucho en tan poco tiempo, y simplemente no quiero volver a pasar por lo mismo.

-¡Yo no soy él, Violet! Exclamó molesto.

-No te estoy comparando, pero no quiero más mentiras, ni verdades a medias, si el tal Jason es tú hermano, o medio hermano, me importa una mierda lo que sea solo tenías que decir ¡Sí!, no seguir con tus continuos secretos, que ha decir verdad ya no los aguanto.

-Es que. Es todo tan complicado qué…

-Nada es complicado, Chris, ¡tú lo haces complicado!, hablar para ti es tan difícil, necesito saber con quien me estoy involucrando, por favor es tan difícil eso para ti. –Él me miró en completo silencio. -¿Quién eres?, ¿un criminal acaso?, ¡dime!, ¿¡por qué es tan difícil para ti hablar!?

-¡Eso fue lo que todos creyeron!, que yo era criminal. El tono de su voz se entrecortó un poco. Pensaron que yo la maté y después de eso nada fue igual.

Él intentó tocarme pero di un paso hacia atrás, no entendía nada. -¿Matar a quién? Pregunté casi asustada. -¿De qué hablas?

-¡De Samantha, Violet!, todos pensaron que yo la maté, incluyendo a mi familia, hasta ellos me dieron la espalda, como quieres que hablé de un tema que me hizo perder a todos los que eran cercanos a mí.

-Pero -No sabía que decir ante algo así. ¡Hablas de homicidio!, ¿Cómo quieres que reaccioné ante esto?

-¡No habló de homicidio!, Qué no me rechaces es lo único que te pido, déjame explicarte todo antes de juzgarme, por favor.

Vi sus ojos enrojecer y a la vez lo vi a él impidiendo el paso a las lágrimas, trataba de procesar sus palabras y negué con la cabeza. No sé que decir, Chris, yo ahora entiendo menos.

Él intento tocarme de nuevo y yo volví a retroceder. Estuve a punto de decirte todo, la noche que Ethan te atacó, pero la policía llegó y no pude continuar.

-¿Y después, Chris?, de hace asunto ya pasó un mes, ¿por qué no me lo dijiste antes?

-¡Por miedo a esto!, a que me juzgues sin escucharme.

-No te estoy juzgando, Chris, pero con la frase todos pensaron que yo la maté”, me dejas en completo shock, que puedo pensar cuando me dices eso, que ciertamente ocultas algo, ¿pero qué es?

-Lo único que oculto es un pasado que me avergüenza, que con solo mencionarlo las personas me juzgan sin siquiera terminar de escuchar la historia completa, Violet, ¿confías en mi?

-Es algo que intento, Dios sabe que sí, pero tú no me dejas, Chris.

-Acompáñame a mi departamento y te lo explicaré todo.

-¿Qué te acompañe a tu departamento? Luego de su declaración, dudar era mi única opción. No lo sé, Chris, yo.

-¿Sientes miedo de mí por lo que te acabo de decir? Preguntó casi que asustado.

-¡Por supuesto que no!, no siento miedo, Chris, rabia si, algo de confusión pero sé que tu nunca me harías daño.

-Entonces acompáñame a mi departamento. Negué con la cabeza, él se acercó a mí y está vez no retrocedí, me sostuvo por ambos brazos suavemente y su rostro estuvo muy cerca del mío. Por favor, Violet. Susurró muy cerca de mí boca, no podía apartarme de él, no podía rechazarle así que asentí. Gracias. Exclamó casi que aliviado.

Una lágrima resbaló por mi mejilla y él la limpió con el dorso de su mano. No llores, por favor, cuando lleguemos a mi departamento lo entenderás todo.

Fui sincera al decir que no sentía miedo de él, pues así era, a pesar del poco tiempo que tenía conociéndolo, Chris me salvó de Ethan en varias ocasiones y en el último mes me demostró que de verdad le importaba así que decidí darle un voto de confianza, nos subimos a la moto, me sujeté lo más fuerte que pude de él pues pensé que tal vez sería la última noche que lo vería si su explicación no era convincente.

Chris encendió la moto y arrancó tomando el rumbo que daba a su departamento, recosté mi rostro en su espalda intentando grabarme su olor, a decir verdad tenía miedo, pero no de él sino de mi misma, de mi reacción ante lo que él iba a decirme y miedo de perder alguien que no quería perder por nada del mundo.

Al cabo de un rato y luego de recorrer el camino más largo de toda mi vida, Chris estacionó frente al edificio, bajé de la moto y él me siguió. Entramos en completo silencio tanto al edificio como al ascensor, al llegar al piso fue igual, entramos al departamento y me quedé parada cerca del sofá.

-Puedes sentarte mientras vuelvo, voy a la habitación a buscar algo.

-Así estoy bien, Chris, acabemos con esto rápido por favor.

Él asintió, dio media vuelta y se perdió en el pasillo que da a su habitación, mientras me crucé de brazos caminando de un lado a otro rogando desde lo más profundo que todo lo que mi mente maquinaba no fuese verdad, no podía imaginar a Chris cometiendo un homicidio, lo pensaba y lo procesaba una y otra vez y me era imposible de creer.

-¡Tienes que ver esto! Exclamó Chris saliendo del pasillo y devolviéndome a la realidad, traía unos periódicos en la mano y otra cantidad de papeles, se sentó en el sofá y me quedó mirando. -¿Te puedes sentar a mi lado? Preguntó.

Aún cruzada de brazos me senté a su lado, él abrió unos de los periódicos por la mitad dejando ver una noticia que abarcaba todo la página pero el titular era lo más impactante Estudiante de leyes apuñalada en su propia casa

-¿Aquí se refieren a Samantha? Pregunté.

-Si, Violet, pasó hace un par de años, estando a punto de graduarnos de la escuela de leyes, vivíamos en un pequeño departamento cerca del campus, esa noche cuando volví de mi turno en el trabajo la encontré en la habitación tumbada en la cama y bañada en sangre por completo, ya no tenía pulso, y en ese momento llegó la policía, no se como porqué no me dio tiempo de llamarlos pero me arrestaron.

-Recuerdo un poco está noticia, en la prensa salió que el novio de la chica era el principal sospechoso, Chris, o sea tú, se referían a ti. Relajé un poco los brazos y sostuve los periódicos que él trajo.

-¡Sí!, se referían a mí, Violet, estuve detenido hasta qué se comprobó que no tuve nada que ver, después de la autopsia y que determinaran la hora de muerte se dieron cuenta que yo no lo hice, ese noche estuve en el trabajo hasta tarde y justo en el momento que a Samantha la atacaron.

Negué con la cabeza mientras leía fragmentos de una de las noticias, y era cierto lo que él decía, su inocencia había sido determinada y aunque quedaron preguntas sin respuesta lo dejaron en libertad. Esto es tan no sé lo que es, ni que pensar, Chris necesito irme a casa, bajaré y buscaré un taxi, necesito entender cosas pero tengo que hacerlo sola.

Me levanté del sofá y caminé hacia la puerta. -¡Te amo! Escuche salir de sus labios haciéndome parar en seco antes de abrir la puerta, era la primera vez que escuchaba esa palabra provenir de él. No pensé volverme a enamorar pero lo hice, me enamoré de ti y te amo.

Mi mano permanecía en la manija de la puerta y yo trataba de decidir si abrirla y acobardarme o permanecer de ese lado de la puerta y darnos una oportunidad. Lo dices para que no me vaya, Chris, pero tengo.

-Por supuesto que no lo digo por eso. Sentí su voz está vez más cerca. Lo digo porqué es la verdad, te amo, porqué a pesar de todo lo que haz pasado estos últimos meses, aquí estás, no te dejaste vencer por nada ni nadie. Sus manos estaban sosteniendo mis brazos y sentí su aliento en mi cuello. Tú no puedes abandonarme también, tú no.

Confiaba en él, y en lo más profundo lo sabía por eso al escuchar sus palabras y sobre todo ese te amo, me convencieron a no irme, así que solté la manija de la puerta, di media vuelta quedando frente a frente con él y vi algo qué jamás pensé ver, sus ojos estaban enrojecidos y destellos de lágrimas se dejaban ver en sus mejillas.

Con el dorso de mi mano acaricié su rostro, él cerró los ojos y suspiró creo que en señal de alivio. Yo también te amo. Añadí más que conmovida por verlo de esa manera, acerqué mi rostro más al suyo y lo besé, y de inmediato nuestros labios disfrutaron del momento. Te amo. Repetí aún pegada a sus labios, vi una pequeña sonrisa aparecer en su rostro, él se pegó más a mí recostándome a la puerta, su mano se posicionó al final de mi espalda y con la otra agarró uno de mis muslos hasta tener mis piernas alrededor de su cintura y mis brazos rodeando su cuello.

Me separé de sus labios y nuestro ojos se encontraron, ese color tan penetrante que me hacía perder de todo y solo enfrascarme en su mirada. Esto puede terminar aquí si no estás segura. Lo dijo casi como un susurro y fue sincero, sé que si yo hubiese decidido irme en ese momento o parar lo que estaba a punto de iniciar él no se hubiese opuesto, pero lo que yo quería era ser suya, y en ese momento más que nunca pues me había dado cuenta lo mucho que ese hombre se había adentrado en mi corazón, así que negué con la cabeza y creo que él pensó que me iría pues su cara se lleno de decepción y bajó el rostro, sostuve su rostro con ambas manos y lleve su mirada de vuelta a la mía.

-No voy a irme ni aunque quisieras. Exclamé y en mis labios una pequeña sonrisa se dibujó y en su rostro todo cambió, sus labios volvieron a encontrarse con los míos está vez con más ganas, mis piernas aún rodeaban su cintura y por nada del mundo pensaba soltarlo.

Chris me sostuvo fuerte entre sus manos y comenzó a llevarnos a la habitación, con uno de sus pies empujó la puerta y lo próximo que sentí era mi espalda cayendo levemente en la cama, sin despegar mis labios de los suyos lo ayudé a quitarse la chaqueta, él se levantó de la cama y se quitó el Suéter que traía, me senté y me quité los zapatos que traía puestos, me quité el vestido pasándolo por sobre mi cabeza y quedé únicamente en ropa interior, Chris ya se había quedado sin zapatos y luchaba por desabrochar su pantalón, sonreí al verlo y no podía dejar de decir algo. -¿Será que te apuras?, porqué no creo aguantar más.

Él alzó su mirada hacía mi y sonrió. -¿Está muy ansiosa Srta Mcfardigan? Asentí. Pues eso lo resolveré pronto.

Terminó de desabrochar su pantalón y de quitárselo, seguido de los boxers que usaba dejando a la vista su prominente erección, regresó a la cama y se posicionó encima de mí, desabrocho mi sujetador y mis seños quedaron libres y a su disposición. Eres realmente hermosa. Con una de sus manos acarició ambos senos, con sus dedos recorrió mi estomago y al llegar a mis bragas se detuvo, comenzó a bajarlas y yo le ayudé hasta terminar sacándolas por mis pies quedando completamente desnudos los dos.

Sus dedos regresaron desde mi muslo y acariciando todo su paso hasta llegar a mi rostro, acarició mis labios y en sus ojos vi tanto deseo, pasión y unas ganas desenfrenables, ¿cómo lo sé?, porqué era la manera en que yo le miraba y de ese modo me sentía, debía ser suya y sentir que él era mío por completo.

-Te amo, Chris.

-Y yo a ti. Susurró pegando sus labios a los míos, nuestras lenguas comenzaron un juego en donde no había perdedor, pues ambos deseábamos lo mismo con locura.

-Necesito sentirme tuya, sentir que esto es real.

-Y cómo no podría ser real, si lo es, es lo más real que he sentido en toda mi vida.

Y esa fue la aceleración que nuestros cuerpos necesitaban, con sus dedos acarició mi sexo y al hacerlo noté lo mojada que estaba, necesitaba sentirlo dentro de mí así que alcé una de mis rodillas para darle más acceso a mí, lo siguiente que sentí fue su erecto miembro entrando en mi sexo, gemí por el mar de sensaciones que llegaron a mi cuerpo, Chris comenzó a entrar y salir despacio de mi y conforme pasaban los segundos sus embestidas eran cada vez más frecuentes y rápidas.

Él se tumbó boca arriba en la cama y a horcajadas quedé encima de él, sostuve su miembro y lo acomodé hasta introducirlo de nuevo en mi sexo, sentí como se acoplaban a la perfección y mientras subía y bajaba él acarició mis senos y con su boca los hizo más que suyos, sentí como mordisqueaba suavemente mis pezones y mis gemidos eran cada vez más contantes y fuertes.

-No quiero perderte. Susurró entre gemidos, sus ojos siempre fijos a los míos sin perder por ningún momento ninguno de mis gestos al sentirlo ir y venir hacia mí.

-No lo harás, amor. Me pegué a sus labios y los invadí con los míos, Chris levantó un poco su espalda de la cama y en un movimiento sutil volvió a estar encima de mí embistiéndome con todas sus ganas, iba y venía haciendo despertar en mí cientos de revoluciones, ambos gemíamos al unísono, moviéndonos y exigiendo más el uno del otro.


Sentí como ahora el llegaba con más ganas y más fuerza hacia mi, haciéndome gemir y hasta gritar, sentía que me corría así que le pedí ir más rápido, más que una petición fue una suplica, él me tomo la palabra y se adentro en mí aumentando las revoluciones a sus movimientos, su rostro estaba cerca de mis senos, y sentí su respiración caliente golpear mi piel sudorosa, unas cuantas embestidas más fueron suficientes para hacerme correr y terminar gritando por el orgasmo más deseoso que hubiese sentido antes, mi grito se combinó con el suyo y ambos terminamos jadeando de excitación y cansancio con nuestros cuerpos abrazados exigiendo no separarse y pidiendo aún más.
Continuará...

5 comentarios:

  1. ahhhhhh q lindo es cris ,q triste lo q le sucedio ,pero siento q ahi no acaba todo no s porq ......me gusta mucho tu historia ,muy buen capitulo s eme hizo cortito .....un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. Wwwaaaauuuuuu q calor!!! Jijiji q feo lo q le paso a la novia y pobre toda su familia le dio la espalda, y casi casi lo hace ella q lindo q se quedo, ahora despues d decir q se aman q pasra ella con el divorcio y lo de valentine. Besos me encanto el capitulo.

    ResponderEliminar
  3. Wow!!! Hermoso capitulo
    Pobre cris,tambien a sufrido :( y que va a pasar con el diario?
    Geacias x el capitulo, nos leemos en el siguiente ,saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante como siempre ,gracias un beso

    ResponderEliminar
  5. Que capitulo tan mas bueno, hasta calor me dio jajaja que bueno que ellos ya se confesaron lo que sienten, ademas de que chris ya empezó a sincerarse con Violet. Solo habrá que esperar que Ethan no vaya a darles problemas, cosa que dudo.
    Muy buen capitulo, gracias Karen, como siempre me encanta leerte. Que bueno que te tomarás unos dias de descanso, hay que aprovechar siempre que se pueda. Aqui andaré cuando regreses con mas capitulos.
    Nos leemos pronto, cuidate y te mando un abrazo.

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios, así que no dudes en alimentarlo jejej no seas m@lita.